.03 Junio, 2005  
 
  VOLVER
______Noticias IAPG
 
 
Brasil ya prepara un plan de emergencia
 
 

Brasil se prepara ya para una interrupción del gas que le provee Bolivia a raíz de la grave crisis política y social en que está sumergido ese país. Así lo reveló ayer un comunicado oficial del Ministerio de Energía brasileño. Colaboradores del presidente Lula da Silva indicaron que el gobierno ya tiene un "plan de emergencia" para enfrentar la escasez.

 
 
 

Varios especialistas brasileños del área energética dieron ayer el grito de alerta. Dijeron que la provisión de gas exportada por Bolivia caerá ya este fin de semana. Según los cálculos de los técnicos, hay que esperar para este domingo una reducción de 50% en el transporte del gas, que pasaría de los actuales 24 millones de metros cúbicos a sólo 12 millones.
Según los datos de Petrobras, la petrolera estatal, Brasil vivió en 2004 una explosión en el consumo gasífero, que aumentó 14%. Hoy necesitan 38 millones de metros cúbicos de gas por día. De ese total, San Pablo consume 9,8 millones. Por eso, se admite que la crisis política y social boliviana tendrá un impacto fuerte en los consumidores de San Pablo, la ciudad más populosa de Brasil. El director del Centro Brasileño de Infraestructura, Adriano Pires, indicó que ya "se observan los problemas". Estos empezaron a surgir por la falta de presión en los gasoductos.
El gas provisto a Brasil es transportado por dos conductos: el primero, es operado en territorio boliviano por la Transportadora de Hidrocarburos, Transredes. El segundo es el gasoducto brasileño-boliviano, Gasbol. Cuando el gas ingresa en este último tramo se le debe extraer el GLP (gas licuado) que lo acompaña. Ese subproducto es vendido en el mercado boliviano. Pero, precisamente, a causa de la agudización de la crisis social, los tanques de GLP están abarrotados y ya no hay capacidad para almacenarlo. Esto irá a dificultar el transporte del combustible hacia San Pablo, ya que reduce la presión de bombeo necesaria para operar la tubería Gasbol. "Esta es la situación más preocupante", admitió Pires
Petrobras reconoció el peligro de falta de gas para los próximos días pero indicó que por el momento las operaciones de la empresa en Bolivia "es normal", dijeron sus voceros. En ese país, la compañía es socia de Repsol-YPF y de la francesa Total para la explotación de los dos mayores campos de gas bolivianos: San Alberto y San Antonio.
La petrolera estatal brasileña señaló que por el momento no habrá racionamiento. El canciller Celso Amorim mostró cierto recelo: "Espero que la decisión de Bolivia permita a Brasil continuar con su participación en las actividades de exploración. Ellos son soberanos, no hay duda de eso. Pero creo que deberán tener en cuenta la economía real. También Bolivia tiene interés en vendernos gas".

Fuente: Clarín

 
   
     
 
Instituto Argentino del Petróleo y del Gas
Maipú 645 - 3 piso
( C1006ACG ) Buenos Aires, Argentina
(54 11) 4325-8008 - informa@iapg.org.ar