.03 Junio, 2005  
 
  VOLVER
______Noticias IAPG
 
 
Argentina necesita inversiones por US$ 30 mil millones
 
 

La Argentina necesita inversiones en energía por 33.223 millones de dólares entre este año y 2020 para sostener su previsión de crecimiento económico del 3 por ciento anual, según un informe de la Fundación Crear. Para lograr un crecimiento del 5 por ciento anual, que es el nivel "deseable" porque duplicaría el Producto Interior Bruto (PBI) del país, hacen falta inversiones por 52.993 millones de dólares, según el estudio publicado ayer por un matutino porteño

 
 
 

Si se mantuviese la tasa del 1,2 por ciento de aumento del PBI argentino de promedio de los últimos 23 años, solo se necesitarían inversiones por 17.486 millones de dólares.
El estudio fue difundido en momentos en que el Gobierno está envuelto en una polémica acerca de la inminencia de una nueva crisis energética, similar a la sufrida por el país el año pasado. Frente a ese problema, el Gobierno acaba de presentar un plan de incentivos impositivos a las inversiones en la búsqueda y explotación de nuevos yacimientos de hidrocarburos.
Expectativa de crecimiento
La meta de un aumento del PBI del 3 por ciento anual hasta 2020 forma parte de los cálculos que hizo el Gobierno argentino al fundamentar el canje de la deuda en default, que se prevé concretar en los próximos días.
Para cumplir con esa previsión, entre 2005 y 2020 hacen falta hacer inversiones por 1.954 millones de dólares al año, de las cuales el 35,6 por ciento corresponden a la producción y transporte de gas natural, otro 34,9 por ciento al sector de la electricidad y el 29,5 por ciento restante al de crudo y refinación.
El estudio señaló a modo de comparación que las inversiones que recibió el país en exploración de riesgo en crudo y gas entre 1995 y 2003 sumaron 618 millones de dólares.
Agregó que hacen falta inversiones por 3.114 millones de dólares para que Argentina crezca al "deseable" promedio anual del 5 por ciento, con lo que lograría duplicar su PBI dentro de quince años.
El PBI creció el año pasado un 9 por ciento, luego del incremento del 8,8 por ciento registrado en 2003, tras la recesión que redujo el tamaño de la economía en un 20 por ciento entre 1998 y 2002.
Las razones de la crisis
El aumento de la demanda de energía y la caída de la producción de electricidad de las represas a causa de la escasez de lluvias desembocó el año pasado en una crisis energética que obligó a racionar las exportaciones argentinas de gas a Chile.
La crisis también obligó a importar gas desde Bolivia y fuel oil desde Venezuela, además de aplicar un plan de ahorro de energía que se amplió este año.
Para reactivar el sector energético, el Gobierno argentino presentó el miércoles un plan que concede a las petroleras la amortización acelerada de equipos e inversiones para el pago del impuesto a las Ganancias.
El programa, puesto a consideración del Parlamento, prevé la devolución anticipada del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y libera a las compañías del pago de derechos de importación de bienes de capital que no se producen en el país. Estos beneficios fiscales se mantendrán por quince años para aquellas empresas que operen en áreas aún no exploradas y por diez años para las que emprendan nuevas actividades exploratorias en áreas ya concedidas.
"No hay crisis energética, si no problemas energéticos"
El presidente del grupo petrolero hispano-argentino Repsol YPF, el español Antonio Brufau, consideró ayer que en el país "no hay crisis energética, sino problemas energéticos".
El empresario también exhortó a la población argentina a "economizar energía y dejar que las petroleras y las empresas de transporte hagan lo que tienen que hacer en exploración y producción" de hidrocarburos.
Brufau hizo estas afirmaciones al disertar sobre el tema "Empresas de negocios para un mundo mejor" durante una conferencia organizada por la Universidad Austral en un hotel de las afueras de Buenos Aires.
El Gobierno acaba de presentar un plan de incentivos impositivos a las inversiones en la búsqueda y explotación de nuevos yacimientos de hidrocarburos con el fin de asegurar el abastecimiento tras la crisis energética del año pasado.
Según el presidente de Repsol YPF, la principal empresa del sector energético argentino, en los últimos años el país pasó de ser un "mercado de oferta" de hidrocarburos a uno de "demanda".
Además, Brufau consideró que en Argentina "no hay cultura del ahorro, como sucede por ejemplo en Europa, donde saben que en un futuro no lejano ese bien no renovable lo van a tener que pagar muy caro".
El Gobierno amplió este año el plan de ahorro de energía que había aplicado en 2004, cuando el aumento de la demanda y la caída de la producción desembocó en una crisis que obligó al país a racionar sus exportaciones de gas a Chile. La situación -que según algunos expertos puede volver a repetirse este año- también obligó a Argentina a importar gas desde Bolivia y fuel desde Venezuela.
Respaldo de Petrobras
Por otra parte el director de Petrobras Energía, Oscar Vicente, sostuvo que los beneficios fiscales que anunció el Gobierno para explotaciones petroleras y gasíferas "están en el camino correcto", y vaticinó que el "horizonte energético" podrá ser modificado "entre cinco y diez años".
"Las medidas están en el camino correcto. Creo que esto muestra que se tomó conciencia de que se trata de un problema serio y que no va a solucionarse de un día para el otro. Se necesitarán entre cinco y diez años para modificar el horizonte energético. Por eso es necesario planear a largo plazo", sostuvo el empresario.
Por otra parte, Vicente consideró que el mecanismo de retenciones variables que implementó el Gobierno "puede no gustarnos, pero lo aceptamos". Según este sistema, las retenciones suben a mayor precio. Pero no se sabe qué pasará si el precio del crudo desciende por debajo de los 28 dólares por barril".
Dos nuevos gasoductos
El Gobierno anunció ayer la construcción de los gasoductos Fueguino y Camarones en las provincias de Tierra del Fuego y Chubut, respectivamente, con una inversión total de 62 millones de pesos, un plazo de construcción de 6 meses y la creación de 320 puestos de trabajo.
El ministro de Planificación, Julio De Vido, aseguró que el gasoducto Fueguino se trata de "una obra símbolo, por su ubicación geográfica", ya que reforzará el abastecimiento de gas natural a las localidades de Ushuaia, Río Grande y Tolhuin, en Tierra del Fuego. La concreción del citado proyecto "incrementará la capacidad de transporte a un punto tal que permitirá satisfacer la demanda de gas natural con un horizonte que alcanzará el año 2015".
El costo total de la obra es del orden de los 53,1 millones de pesos, de los que el Estado Nacional realizará un aporte financiero de 19,5 millones de pesos, detalló el ministro.
Por su parte, el gasoducto Camarones permitirá asegurar el abastecimiento de gas natural en cantidades suficientes para suplir las carencias en esa localidad de la provincia de Chubut.
La realización del proyecto demandará una inversión de 9,2 millones de pesos y se instalarán cañerías a lo largo de 72 kilómetros. El plazo de ejecución es de 6 meses y el gas natural será abastecido mediante los yacimientos del fluido existentes en la provincia de Chubut.

Fuente: El Tribuno (Salta)

 
   
     
 
Instituto Argentino del Petróleo y del Gas
Maipú 645 - 3 piso
( C1006ACG ) Buenos Aires, Argentina
(54 11) 4325-8008 - informa@iapg.org.ar