inicio

DESAFÍOS DEL SECTOR Y PRIORIZACIÓN

Con el fin de comprender mejor las diferentes perspectivas sobre cómo interactúa actualmente  la industria con los ODS, así como  para identificar las contribuciones que podrían ser más significativas, se revisaron y analizaron documentos vigentes de la industria y reportes de sustentabilidad y se llevaron adelante encuestas a referentes de las empresas, entrevistas a los directivos y talleres participativos.

 

En este proceso,  se evaluó el potencial de la industria de impulsar cambios en cada uno de los ODS, identificando dónde se podrían escalar o replicar los programas actuales, y dónde se necesitarían innovaciones y nuevas alianzas enfocadas en abordar los desafíos más relevantes de sostenibilidad. Se partió para lograrlo de un análisis sobre el grado en que estas acciones vigentes se alinean con la agenda de los ODS.

 

Es importante mencionar que el Sector por la naturaleza de la actividad que desarrolla, por su tamaño y diversidad,  no sólo tiene el potencial de impactar de manera directa o indirecta en todos los ODS, sino que existe una gran interconexión en la agenda, y que por lo tanto,  al  contribuir de manera directa  a alguno de los objetivos priorizados seguramente se  esté colaborando de manera indirecta con otros conexos.  Sin embargo, hay algunos ODS más directamente vinculados a los desafíos y capacidad de transformación de la industria, los cuales resultan más relevantes a la hora de enfocar acciones estratégicas que generen impacto.

 

Como resultado  se llegó al consenso de  priorizar los siguientes objetivos:

Los objetivos relacionados con la energía asequible y confiable (ODS 7); las transiciones hacia economías bajas en carbono que abonen a la acción climática (ODS 13); el trabajo decente (ODS 8); la producción sostenible con eficiencia energética y de recursos (ODS 6 y 12); son aquellos donde la industria reconoce que puede generar un aporte mayor. Al mismo tiempo, el sector fortalece su decisión de impulsar acciones vinculadas con el ODS 5, de equidad de género; el ODS 16, enfocado en organizaciones sólidas, íntegras y transparentes; y el ODS 17, enfocado en las alianzas para acelerar la contribución, promover los esfuerzos conjuntos y avanzar en la agenda con más celeridad.

 

Las tablas siguientes dan cuenta del enfoque que el sector tiene respecto de los ODS en el contexto local y en vinculación a su actividad.

Figura 2. ODS priorizados y ODS transversales.

La igualdad de género y la no discriminación contra la mujer son derechos humanos básicos y motores del desarrollo sustentable. El ODS 5 busca empoderar a las mujeres y garantizar la igualdad de derechos a los recursos económicos, el empleo, la educación, la atención médica y los beneficios del crecimiento económico.

 

La Argentina ha priorizado las metas de eliminar la violencia de género y asegurar la participación de mujeres en puestos de liderazgo

 

Tradicionalmente, el sector hidrocarburífero se caracterizó por tener una baja participación femenina en su fuerza laboral, en especial en puestos directivos, gerenciales y técnicos, así como en operaciones en yacimientos.

 

Las empresas comienzan a desarrollar políticas y programas para favorecer y promocionar la participación y el liderazgo  femenino.

 

Pero al mismo tiempo se toma a la equidad de género en el marco de políticas de diversidad e inclusión más integrales que apuntan no sólo a integrar a distintos colectivos como jóvenes o grupos vulnerables como valor que además de crear una fuerza laboral más representativa, contribuye a construir una empresa más exitosa y rentable.

 

El sector del petróleo y del gas tiene potencial para brindar a las mujeres oportunidades para mejorar su calidad de vida, incluidas mayores oportunidades de empleo y desarrollo personal y profesional; igualdad de acceso a compensaciones; y una mayor inversión en la comunidad local.

 

El acceso al agua limpia es esencial para la vida y para mejorar la salud, reducir la desigualdad y acabar con la pobreza. El ODS 6 busca asegurar la disponibilidad y la gestión sustentable del agua y saneamiento para todos.

 

La Argentina fijó objetivos en relación con el acceso al agua y saneamiento a través de redes públicas en zonas urbanas. Por otra parte, promocionar los comités de cuenca que favorecen la gestión integrada de los recursos.

 

La gestión del nexo energía-agua se volverá cada vez más importante para alcanzar los objetivos de desarrollo y clima.

 

El sector hidrocarburífero es un gran usuario de agua en los procesos de producción y refinación de gas y petróleo. Es necesario equilibrar la demanda con las necesidades locales, particularmente en lugares en que hubiera  escasez de agua. La falta de agua, a su vez, puede poner en riesgo la viabilidad de las operaciones de petróleo y gas en algunas áreas.

 

La industria implementa procesos de gestión y tratamiento de aguas e invierte en forma progresiva en investigación y nuevas tecnologías tendientes a reducir el uso e incrementar el reuso, con el fin de reducir su huella ambiental.

 

La energía es un motor clave del desarrollo sustentable, y como tal, es vital para el logro de la mayoría de los ODS, como el crecimiento económico, el empleo, la educación, la reducción de la pobreza, la salud y la seguridad.

 

Por ello el desafío a nivel global y nacional es acelerar las transiciones a sistemas energéticos que garanticen el acceso a energía asequible, confiable, sustentable y moderna para todos. Ello significa, a su vez, desarrollar un sistema que incorpore los desafíos que plantea el cambio climático. La eficiencia energética y de emisiones en operaciones de petróleo y gas así como  las energías bajas en carbono son los principales pilares de estas transiciones energéticas. Diversificar la matriz, mejorar la seguridad energética, promover cadenas de valor local y desarrollo regional más eficientes, contribuyen de manera fundamental a la mitigación del cambio climático.

 

En Argentina la cobertura básica de electricidad alcanza al 98,8% de la población, y la meta para el año 2030 es llegar al 99,5%. En tanto la meta de incorporación de generación a partir de fuentes renovables apunta a lograr un 16,3% en el consumo final total de energía al 2030. La Secretaría de Energía cuenta con un Plan de Acción Nacional de Energía y Cambio Climático y una Visión Compartida de la Transición Energética Argentina al 2050.

 

Para hacer posible este proceso, se requiere mejorar la eficiencia energética en todo el proceso productivo de la cadena de valor hidrocarburífero, incrementar la participación de energías bajas en carbono, impulsar la incorporar de energías alternativas y nuevas soluciones energéticas. Asimismo harán falta políticas de educación y formación tanto para la eficiencia en el consumo como para la recalificación de los trabajadores en atención a las transformaciones que viva la industria.

 

El propósito es impulsar transiciones socioeconómicamente  justos y equitativos.

 

El ODS 8 apunta a estimular el crecimiento económico sostenible, inclusivo y sustentable, mediante el aumento de los niveles de productividad y la innovación tecnológica. Asimismo, fomentar políticas que estimulen el espíritu empresarial y la creación de empleo decente incluidas  medidas eficaces para erradicar el trabajo forzoso, la esclavitud y el tráfico humano.

 

La Argentina propuso metas principalmente relacionadas con el crecimiento económico en cuanto al crecimiento del PBI per cápita.

 

La industria del petróleo y el gas es la productora de energía y la creadora de la infraestructura energética destinada a abastecer el suministro del resto de los sectores productivos. Por ser de capital intensivo, realiza inversiones de largo plazo y, por consiguiente, genera condiciones de empleo y ocupación sostenibles, que respetan e incluso superan las condiciones laborales establecidas por ley. Además, crea condiciones para el crecimiento local, a través de la demanda de bienes y servicios, y del desarrollo de proveedores. Debido a su requerimiento de mano de obra calificada invierte en desarrollo de capacidades.

 

Asimismo, las compañías de gas y petróleo también inciden positivamente en las políticas y prácticas de sus proveedores, promoviendo las normas laborales y la no discriminación.

 

La producción y el consumo responsable de bienes y recursos son indispensables para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible. Esto implica la gestión eficiente en el uso de los recursos naturales y los residuos para reducir la huella ecológica.

 

A nivel priorización nacional el foco está puesto en la redución de residuos.

 

Las empresas de la industria, a través de sus prácticas reconocen varios desafíos relacionados a las metas de este objetivo. Actualmente están desarrollando acciones para gestionar  y usar de manera sostenible y eficiente la energía y los recursos naturales. Trabajan para disminuir sustancialmente los deshechos mediante políticas de prevención, reducción, reciclaje y reutilización. También fortalecen la capacidad científica y tecnológica, a fin de avanzar hacia modalidades de consumo y producción más sostenibles, que incluyan el despliegue de nuevas soluciones energéticas.

 

Esto incluye el desarrollo de la economía circular, la mejora en la eficiencia y de sus operaciones a través de una variedad de métodos, que incluyen la reducción de la quema de gases, el manejo efectivo de productos químicos y desechos; el empleo de perforación direccional cuando sea necesario y factible; y el desarrollo de capacidades entre los consumidores.

 

Informar sobre la producción y el consumo responsable de aquello que produce la industria de los hidrocarburos, así como sobre las prácticas sostenibles que incorpora en toda su cadena de valor, hace a la contribución a este objetivo.

 

 

El crecimiento económico y de la población a partir de la Era Industrial incrementaron las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero (GEI), que contribuyen al cambio climático y el calentamiento global. Es por ello que este ODS plantea la necesidad de tomar acción urgente para combatir el cambio climático y sus efectos.

 

La matriz energética primaria de la Argentina es comparativamente más baja en emisiones de GEI que las de otros países dada la preponderancia del gas natural y el casi nulo aporte del carbón.

 

El país desarrolló los Planes Nacionales de Mitigación Climática, al tiempo que el Grupo del G20 sobre Sustentabilidad Climática puso énfasis en el uso de los recursos y en la promoción de patrones de consumo y producción sostenibles.

 

La industria de los hidrocarburos incorpora progresivamente los desafíos del cambio climático en su estrategia de negocios enfocados tanto en mitigación como en adaptación de sus instalaciones  y operaciones.

 

El gas natural es un combustible óptimo para gestionar la transición energética hacia un suministro más seguro y más sostenible.

 

La industria de los hidrocarburos en la Argentina, además, invierte en tecnologías para reducir las emisiones de GEI. Tanto la innovación tecnológica como las buenas prácticas de la gestión de las emisiones, como la inversión en generación de energías renovables son contribuciones de la industria para alcanzar las metas del Objetivo 13.

 

Los desafíos del cambio climático requieren de estrategias y procesos de adaptación a los cuales la industria da respuesta a través de inversión en infraestructura resiliente.

La paz, la justicia y la gobernanza basadas en el estado de derecho son tanto un propósito en sí mismo como un prerrequisito para el logro de todos los demás ODS. El ODS 16 tiene como objetivo lograr la concentración de esfuerzos en reducir la violencia y la corrupción, promover el estado de derecho e instituciones transparentes, receptivas, y alentar la toma de decisiones inclusivas. Las consecuencias negativas por afectación a los derechos humanos, la inseguridad e instituciones gubernamentales débiles inhiben el crecimiento económico.

 

Tal como lo plantean las metas a nivel global, el Gobierno Argentino se propuso trabajar para mejorar las condiciones de paz y seguridad, instituir marcos legales para combatir la corrupción, y asegurar prácticas contra el soborno y la corrupción. También, respecto de la transparencia, el país se sumó en 2019 a la Iniciativa de Transparencia Internacional en Industrias Extractivas (EITI). En materia de derechos humanos lanzó el Plan de Empresas y Derechos Humanos.

 

Las empresas del sector contribuyen con los desafíos referidos a los “Principios Rectores y Operacionales de Derechos Humanos y Empresas” (proteger, respetar y remediar), y  llevan adelante prácticas de gobierno corporativo responsable con foco en transparencia y anticorrupción. En tal sentido, la Hoja de Ruta promueve integrar la perspectiva de los derechos humanos, como así también la adopción de medidas de mitigación de riesgos frente a la corrupción.

 

En un mundo cada vez más globalizado e interconectado, son necesarios los compromisos de alianza global y esfuerzos coordinados de parte de gobiernos, empresas, inversores, organizaciones internacionales y la sociedad civil. El objetivo se centra en reforzar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible, en concordancia con la colaboración entre múltiples interesados que movilicen e intercambien conocimientos, especialización, tecnología y recursos financieros, a fin de apoyar el logro de los ODS, particularmente, en los países en desarrollo.

 

El Gobierno Argentino procura promover alianzas y articular las acciones entre organismos del Estado, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil. Mediante la cooperación en el ámbito local y con organizaciones internacionales se busca alcanzar los ODS.

 

El sector de  hidrocarburífero trabaja en conjunto y articulado tanto con el Sector Público como con la sociedad civil en distintas iniciativas conjuntas y asociaciones para potenciar acciones y soluciones vinculadas a los ODS.

 

La participación en organizaciones como el Pacto Global de Naciones Unidas, o el Consejo Empresario para el Desarrollo Sostenible,  cuya misión es impulsar el desarrollo sostenible a nivel global y nacional, es uno de los casos de buenas prácticas que en materia de alianza lleva adelante el sector a través del IAPG y de las propias empresas.

Instituto Argentino del Petróleo y del Gas

Maipú 639 (C1006ACG) - Tel: (54 11) 5277 IAPG (4274)

Buenos Aires - Argentina